El personal de una funeraria en Sudáfrica se llevó el susto de su vida, cuando estaban preparando a la fallecida para su funeral y al abrir el ataúd encontraron el cuerpo sin vida de un bebé.

Los hechos se registraron en la localidad sudafricana de Mbiziana. La mujer de 33 años había fallecido de manera repentina hace 10 días.

De acuerdo al reporte de The Rep, los empleados de la funerario entraron en shock ante el suceso, ya que al preparar el cuerpo de la mujer se percataron que a su lado estaba el cuerpo de un bebé recién nacido.

Según declaraciones de la madre de la fallecida, ésta se encontraba embarazada de nueve meses al momento de su muerte.