El delantero de los Rayados, Avilés Hurtado, dijo que se agüitó y que le sigue pegando machín el haberla cajeteado en la Final regia.

En una entrevista que publicó el club, el colombiano se amachinó y habló del penal y de los abucheos de la raza.

«Fue algo muy difícil, en ese momento nadie quiere fallar y más en una Final y más por lo que representa, la verdad me pegó durísimo, me sigue pegando, es algo que queda marcado», dijo.

El vato también habló el cómo se porta la banda cuando se lo topa en la calle, pues dice que es muy distinto a los abucheos.

«La gente tiene derecho a molestarse por muchas situaciones, pero que sigan creyendo en el equipo.

«En ningún momento la gente que me he encontrado en la calle me ha recriminado algo, incluso me han hecho saber lo importante que he sido para el club en poco tiempo», cotorreó.

Hurtado comentó que cuando sale a la cancha se sordea de lo que pueda decir la banda, pues se siente tranquilo de haber dejado todo por el equipo.

«Cuando salgo al terreno de juego me siento tranquilo porque lo dejé todo. Yo no caigo en ningún juego de la gente, están en todo su derecho (de abuchear).

«La conexión que he tenido con la institución en el primer torneo, no la había tenido en ningún otro club. Espero estar por mucho tiempo aquí», dijo.

Avilés fue el chido el gol el torneo pasado para que la Pandilla llegara a la Final.