En el último día de negociaciones del mercado internacional, la negociación por Guido Pizarro se cayó.

Los vatos del Sevilla querían que Tigres pagara de contado por el jugador, tal cual ellos lo hicieron cuando se fue a España.

Los felinos propusieron armar el business a pagos, pero nel pastel, los españoles no quisieron.

Así que la banda auriazul se quedó con las ganas de ver de nuevo al Conde en el Volcán.

«Se cayó lo de Pizarro, se acabó», mencionó una fuente cercana a las negociaciones al periódico El Norte.