fotopag28
Foto: Especial

La Máquina celeste de Cruz Azul está ya despidiéndose del Clausura 2018, pero antes, puede salvar un poco de su orgullo, luego de que este fin de semana enfrenta a los Tigres de la UANL, en el Volcán, adonde no ha podido sacar el triunfo en casi 10 años. En noviembre de 2008 fue la última vez que los de La Noria consiguieron una victoria de visitante en casa de los felinos, cuando los vencieron con marcador de 1-3 en el Apertura 2008.

El Universitario ha sido una dura tarea para los celestes, no sólo eso, también Tigres como rival, pues desde el segundo semestre de 2008, apenas han podido vencer una vez en Liga MX a los de Nuevo León y fue como locales en el Clausura 2015, mientras que en Monterrey han perdido cinco y empatado cuatro partidos en ese lapso.

Aquella Máquina que consiguió el último triunfo ante los norteños era dirigido por Benjamín Galindo, obtuvo un triunfo de 3-1 con goles de Joaquín Beltrán, Miguel Sabah y el uruguayo Nicolás Vigneri.

Será en esta fecha 15 en la que los capitalinos vuelven a sortearse ante los de la UANL. La Máquina se encuentra en problemas y está obligada a sumar de a tres, si quiere colarse en los últimos puestos de Liguilla; de ligar otro frente a los felinos, estarían próximos a conseguir un nuevo fracaso en el torneo.

Pese a las ya citadas circunstancias, los jugadores celestes siguen en pie de lucha, por ejemplo, el zaguero Gerardo Flores enfatizó que aún sueña con colarse a la fiesta grande del futbol mexicano, ya que confía en la capacidad de los jugadores comandados por el director técnico Pedro Caixinha.

“Todavía no se pierden las esperanzas, el equipo todavía sabe que está ahí y mientras haya una posibilidad, vamos a pelear; yo sé que este equipo le puede pelear al tú por tú, sabemos de su capacidad, sabemos que en casa se ha hecho fuerte pero también es un reto para nosotros y bueno, los retos están también para romperlos”.

Los cementeros han arrastrado un presente futbolístico bastante triste, y recién la temporada pasada, a panzazo, se lograron clasificar a la liguilla, aunque sólo fue para ser eliminados prontamente. Para esta campaña las cosas no les han salido del todo bien, al comienzo del campeonato sumaron muchos empates y derrotas, con apenas tres triunfos, mientras que los felinos han sido más constantes, pues suman siete victorias, cuatro empates y apenas tres derrotas.

Otro de los ingredientes que hace más atractivo este choque es la presencia del volante Javier Aquino, quien se formó como futbolista en la cuna celeste, de ahí que sienta especial cariño por la escuadra capitalina.

“Tengo cariño especial por Cruz Azul, me formé ahí como jugador, pero en estos instantes estoy defendiendo la camiseta de Tigres y de igual manera estoy encariñado”, dijo.

Pumas no gastará en más refuerzos

Pumas presentó su alianza comercial con Banca Mifel que le permitirá la finalización de su casa club que albergará a 96 jóvenes de fuerzas básicas. El Club Universidad, a decir por su presidente, Rodrigo Ares de Parga, piensa en proyectos a futuro y cree que es lo más valioso de su administración. Aclaró, también que las inversiones serán meramente enfocadas a los equipos juveniles y formación de jugadores y no a gastar en refuerzos a base de billetazos.

“Vamos a creer en el futbolista mexicano y seguimos creyendo en él. Vamos a seguir la misma línea y con extranjeros de calidad. La idea es tener gente de fuera de la cantera de mucho peso que nos ayuden a formar jugadores de peso”, recalcó el directivo en la presentación.

“Siempre tenemos la obligación del corto plazo, pero pensamos en el mediano y largo plazo y no lo que pasa el domingo, sino que es un plan estratégico que nos dará resultados como lo tuvimos en muchos años y en Selección Mexicana, no sólo en el Club Universidad”, añadió.

Hay posibilidad de que el Barcelona venga a México para realizar un amistoso contra los Pumas en el Estadio Olímpico.