El 15 de marzo Graciela Cifuentes y su hija Sol, ciudadanas venezolanas, fueron asesinadas con crueldad en su propia casa, la cual se ubicaba en la delegación Álvaro Obregón de la Ciudad de México.

Ahora, Clelia Cifuentes, hermana y tía de las víctimas, exige que se investigue el caso y reclama justicia para sus familiares.

La Organización Feminicidio Activismo, recibió una carta de Clelia, donde esta explicaba que a su sobrina Sol de 22 años «la violaron, la acuchillaron, la estrangularon y después quemaron la casa para no dejar rastros«, mientras que a su hermana Graciela le practicaron las mismas torturas, «además de mirar cómo acababan con su niña».

Graciela Cifuentes era maestra de fotografía arquitectónica en la UNAM, mientras que su hija Sol estudiaba arquitectura ahí.

Según la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, el caso está abierto y hasta el momento sigue buscándose a los responsables para ser llevados ante la justicia, sin embargo, Clelia Cifuentes exige que resultados al respecto y que el o los asesinos de su hermana y sobrina sean castigados con todo el peso de la ley.