La Wrestlemania 34 se puso con madre, pues fue el regreso de The Undertaker.

Un año después de que Roman Regins le acomodara una chinga, el Undertaker aceptó el reto de John Cena.

La WWE le pegó al Mandrake al aparecer al luchador en la Mercedes-Benz Superdome de Nueva Orleans.

La entrada estuvo chingona pues luego de haber sona’o las campanas, apareció la gabardina y el sombrero que había dejado el vato en la edición pasada.

El Under llegó en chinga con la intención de hacer su mejor presentación y le aplicó una ‘tumba rompe cuellos’ al Marine, para acabar con él en sólo tres minutos.