La cacharon con las manos en la maza, una enfermera que trabajaba en un hospital privado ubicado en Padre Miguel, en Río de Janeiro, intentó matar a cuatro bebés recién nacidos.

Gracias a las cámaras de seguridad y la denuncia de un par de colegas pudieron dar con la responsable de algunas agresiones a cuatro bebés que se encontraban en incubadoras dentro de la Unidad de Tratamiento Intensivo Neonatal.

Una enfermera se dio cuenta de que la acusada, identificada como Simone Anjos dos Santos, le había hecho algo a uno de los bebés pues en cuanto salio Simone de la sala se dio cuenta que uno de ellos se encontraba muy agitado y pudo ver a tiempo que su catéter estaba roto.

De inmediato se levantó un reporte interno en el hospital, luego de eso se percataron de que los otros tres bebés también tenían el catéter roto, lo cual los exponía ante un inminente peligro.

Hasta el momento no se registraron víctimas, pero se sospecha que Simone pudo haber hecho esto en hospitales anteriores donde ha trabajado, hasta el momento se levantaron las investigaciones pertinentes.