Margarita Arellanes, quien ahora contiende como diputada federal plurinominal con el PT, ya anda generando problemas, pues mientras Alberto Anaya, dirigente del partido, la considera una víctima. para Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña de AMLO, la participación de la ex alcaldesa es un error.

A pesar de que muchos ex panistas y ex priistas se han unido a la coalición ‘Juntos haremos historia’ y que el mismo López Obrador ha pedido a sus seguidores que los acepten, pues su propuesta es incluyente con aquellos que quieran hacer el bien, no parece ser el caso de Margarita, pues Tatiana Clouthier, califica su participación en la contienda como equivocada.

“Me parece penoso, me parece inapropiado, me parece una equivocación que todavía se puede corregir y yo invitaría a que Alberto Anaya (líder nacional del Partido del Trabajo) corrigiera” expresó.

Clouthier también recalcó que un voto por Margarita no es un voto por Andrés Manuel, pues ella no será candidata por la coalición, solo con el Partido del Trabajo.

En opinión de la coordinadora de campaña, Margarita Arellanes hizo mal uso de los recursos durante su administración como alcaldesa y tiene «delitos enormes».

A pesar de que Tatiana Clouthier expresó que esperaba que los dirigentes del Partido del Trabajo cambiaran de opinión, todo señala que no será así, pues Alberto Anaya apoya a la ex edil regiomontana.

«La señora Arellanes es una víctima de las peleas entre panistas, ella está libre y no tiene proceso alguno en su contra, el Partido del Trabajo analizó su expediente y está limpia, no hay motivo para no lanzarla como candidata.

«Ninguno de los que se han pronunciado en su contra tiene la conciencia y los expedientes limpios, ninguno debe de hablar, en política no hay santos, ya los busqué y no los encontré» dijo Anaya de Arellanes.

El dirigente del PT también señaló que tener a personas como Margarita en el partido es tener gente que conoce de política y de temas en beneficio de la ciudadanía.

Recordemos que la ex alcaldesa, además de entregarle las llaves de la ciudad a Dios en un evento religioso, enfrentó una investigación por la contratación de un despacho legal por ocho millones 207 mil 546 pesos al final de su administración; además de que en las cuentas públicas se encontraron montos no solventados por 17 millones de pesos.