La violencia contra ediles y candidatos continua, esta vez fue en Guerrero donde Abel Montúfar Mendoza, candidato del PRI a diputado local en el distrito 17, fue encontrado muerto en el municipio de Pungarabato.

Los hechos sucedieron el 8 de mayo alrededor de las 17:00 horas cuando policías del estado encontraron los restos del candidato en la parte trasera de su camioneta, una Frontier color blanco con etiquetas con propaganda de la campaña.

El asesinato del edil se ha manejado con mucho hermetismo, sin embargo, empezaron a circular dos versiones en medios locales: una que fue privado de su libertad por la mañana cuando salió de su casa de campaña y la otra que murió en un enfrentamiento y su cuerpo fue abandonado en el bulevar posteriormente.

A pesar de que la situación fue manejada con mucho hermetismo al principio, se sabe que, Montúfar Mendoza había recorrido Coyuca de Catalán a bordo de la camioneta donde fue encontrado, salió de su casa de campaña sin escoltas, únicamente acompañado por su secretario particular.

«Comenzaron a amenazar a mi gente, les dijeron que no vinieran porque iban a matar a Abel Montúfar, pero si me muero, será en la lucha, porque no me he de rajar» declaró Montúfar, ex alcalde de Coyuca de Catalán, en su arranque de campaña el pasado 29 de abril.

Por su parte, el presidente de Comité Directivo Estatal del PRI en Guerrero condenó el asesinato y pidió a las autoridades estatales y federales que el crimen no quede impune.

El partido también exige esclarecer el asesinato además de castigar a quien resulte responsable del homicidio.

Abel Montúfar Mendoza, era parte de una familia de políticos priistas, entre los que destacan su hermano, Érit Montúfar Mendoza, actual delegado de la Secretaría de Gobernación en Guerrero.

Este crimen se suma a la ola de atentados y homicidios cometidos contra aspirantes a un cargo de elección popular, sumando 12 asesinatos en este proceso electoral.