Se trata de un pueblo llamado Longyearbyen se encuentra ubicado en la isla de Svalbard en Noruega justo antes de el Polo Norte, donde está prohibido morirse.

La localidad cuenta con poca población pues son poco más de 1.000 personas

Esté pueblo no es famoso por su clima, paisajes, osos polares o presencia de barcos si no porque tiene una ley la cual prohíbe a las personas morir en dicho lugar.

La ley fue aprobada en 1950, después de que descubrieran que los cuerpos enterrados en el cementerio local nunca entraban en estado de descomposición, lo cual generó más problema ya que si los cuerpos no se descomponen, existe el riesgo de algún virus, enfermedades y atrae depredadores.

Si alguien tiene ahí un grave accidente o alguna enfermedad peligrosa o terminal es enviado en avión a la parte continental del país, pero si muere ahí en el pueblo su cuerpo es trasladado a otra parte de Noruega para ahí darle sepultura.

Este no es el único pueblo con esta misma ley que prohiben morirse ahí, ya que también se aplica en otras aldeas francesas: Cugnaux, Le Lavandou y Sarpournex y también en un pueblo de España llamado Lanjarón donde fue a causa de falta de espacio en cementerios.

Captura de pantalla 2018 06 08 a las 16.04.02

 

Captura de pantalla 2018 06 08 a las 16.04.12