El sudor es un regulador de la temperatura corporal, así que cuando sudas eliminas toxinas, quemas calorías, pero no hay una relación entre lo que sudas y la grasa que desechas.

Hay que aclarar que el sudor es prácticamente agua, aunque también contiene minerales, urea, ácido láctico y otros, que se liberan en el cuerpo con el objetivo de mantener la temperatura corporal. Por ello es muy importante tener una buena hidratación durante todo el día o mínimo 2 litros diarios.

Recuerda ¡Sudar en exceso no quiere decir que estés perdiendo grasa corporal!

La pérdida de líquidos a través de la sudación es una pérdida momentánea de peso, que no se refleja en la reducción de grasa. La pérdida de grasa se producirá como resultado de aumento metabólico y mayor gasto de energía dada por el ejercicio continuo.

El secreto de perder peso es hacer ejercicio constante y comer de una forma saludable.

Los ancianos en verano pierden al rededor de unos 600 centímetros cúbicos de agua al día a través del sudor, esto a que las glándulas sudoríparas envejecen y enfrían menor el cuerpo, por eso, los ancianos sufren más los golpes de calor.

Recomendaciones para esta onda de calor:

1- Evitar exponerte al sol

2- Beber abundante agua

3- Evitar comidas abundantes

4- Vestir ropa ligera

5- Evitar hacer deporte al aire libre

6- Usar protector solar