Una bebé recién nacida fue rescatada en una comunidad indígena en Brasil, la niña aun tenía su cordón umbilical y fue trasladada de emergencia a un hospital para descartar posibles fracturas en su cabeza.

Al parecer fueron seis horas las que permaneció enterrada bajo tierra, esto después de que les habían informado a la madre y a la abuela que había nacido muerta.

Una denuncia telefónica a la policía fue la que salvo la vida de esta pequeña bebé, en la llamada anónima solo comentaron que había nacido muerta y estaba enterrada en el patio.

Al llegar al lugar elementos de la policía encontraron a la recién nacida aun con signos de vida, por lo que la trasladaron de inmediato a un hospital de Terapia Intensiva Neonatal en Cuiabá, Brasil.

Las autoridades del país investigan si la madre y la abuela e incluso la bisabuela están implicadas con el “entierro” de la bebé.

La bisabuela señalo que como la bebé no había llorado al nacer creyó que estaba muerta y siguiendo sus costumbres indígenas, la enterró.

La madre dio a luz en el baño de su casa y la bebé se golpeo fuertemente en la cabeza

SI embargo el comandante de la policía no cree las versiones pues asegura que al llegar al lugar donde estaba enterrada había una bolsa con latas encima e incluso una bicicleta encima para disfrazar el pozo que hicieron.