Un panorama nada alentador es lo que tiene la Selección mexicana rumbo al Mundial de Rusia 2018.

En su último partido antes de concentrarse de lleno al Mundial, los vatos enfrentaron a Dinamarca, quien se los bailó 2-0.

El resultado metió más dudas a la raza mexa, quien ya de por sí, se espera otro baile ante Alemania.

Las rotaciones siguen siendo las que ponen a temblar a la banda que espera el quinto partido. Sin embargo, el equipo no se vio chido dentro de la cancha.

El equipo volvió a batallar pa’ generar jugadas de peligro, por lo que ni ‘cosquillas’ se espera que le hagan a los alemanes.

La línea defensiva es otra de las preocupaciones, pues no supieron ni que rollo. El primer tiempo hubiera terminado de escándalo, pero Memo Ochoa se la rifó machín pa’ evitar los goles.

Aunque no todo está perdido, pues el compa Tecatito anduvo en chinga tratando de generar opciones la ataque, pero nadie le tiró paro arriba.

Los compas de Dinamarca ni se despeinaron pa’ anotar los dos goles, los cuales corrieron a cargo de Poulsen y Eriksen a los 70 y 73 minutos de partido.