Debido a una nueva columna de flujo priclástico procedente del Volcán de Fuego el gobierno guatemalteco ordenó una nueva evacuación luego de registrarse una nueva erupción.

Hasta el momento 109 personas han perdido la vida, 200 más están como desaparecidas y continúa el peligro por flujos de lodo.

Habitantes de la zona, así como los socorristas que se ubican en la “zona cero” fueron desalojados para prevenir decesos.

De acuerdo con la CONRED (Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala) “se registra nuevamente descenso de lahares, el sismograma de la estación FG3 muestra el descenso de un nuevo lahar por la barrancas Santa Teresa, Mineral, Taniluyá y Ceniza, afluentes del río Pantaleón y Achiguate, con posibilidades de que se generen en cualquiera de las otras barrancas principales, estos lahares son fuertes producto de la acumulación de material de la reciente actividad del volcán de Fuego”.

Y agregó: “Se estima que estos desciendan calientes, emanando vapores, transportando material fino similar al cemento, rocas de 2 a 3 metro de diámetro y troncos de árboles que son arrastrados por la corriente, afectando principalmente a las comunidades ubicadas a las orillas de las barrancas y los pasos vehiculares por lo que se procedió a la evacuación”.