Un policía de Fuerza Civil, quien se encontraba suspendido, fue ejecutado a balazos junto con otro hombre que lo acompañaba en un vehículo, en la Ciudad de México.NL 702x468

El elemento fue identificado como Alberto Juárez González, de 24 años.

Fuentes de la corporación estatal confirmaron que el fallecido pertenecía a la corporación.

Sin embargo, aseguró el vocero, la Comisión de Honor y Justicia tramitaba su baja de la corporación por acumular tres suspensiones.

«El policía ya llevaba dos arrestos previos por faltas», explicó un informante.

«La tercera vez faltó cuatro días y después se presenta (a laborar), por lo que empieza el proceso de baja. El elemento no era disciplinado al respecto».

7139176La fuente dijo que Juárez González ingresó a la corporación estatal en agosto del 2015.

Según imágenes difundidas en redes sociales, el elemento portaba una credencial de la Secretaría de Seguridad Pública de Nuevo León expedida en julio del 2017.

Además, con la credencial del INE se estableció que el uniformado tenía un domicilio en Iztapalapa.

La doble ejecución, de acuerdo con la información proporcionada, fue cometida alrededor de las 23:35 horas del domingo en el cruce de las calles Maxtla y Picalótl, en el Fraccionamiento Arenal Aeropuerto, en Venustiano Carranza.

El otro occiso fue identificado como Brayan Emmanuel Merino Rivera, de 23 años, quien vendía ropa en tianguis.

Los hombres estaban a bordo de un vehículo Toyota Avanza azul, con las placas NFJ-9504, detalló la la fuente.

Un auto los alcanzó y, tras cerrarles el paso, les dispararon.

El policía quedó recostado en los asientos delanteros de la unidad, mientras que el vendedor estaba a unos 5 metros de la unidad.

En el lugar de la ejecución los peritos recolectaron 50 casquillos, tanto de armas cortas y como de fusiles, según el informante.

La pareja del policía y su madre señalaron a las autoridades que Juárez González renunció hace meses a Fuerza Civil y que ahora era conductor de Uber en la Ciudad de México.

Hasta anoche, ni las autoridades de la Ciudad de México ni las de Nuevo León informaron si ya contaban con avances para establecer el móvil del asesinato.