Estamos conscientes de que los «amores imposibles» a veces vuelven las relaciones un poco más intensas y le agregan emoción al asunto, pero definitivamente hay «amores imposibles» que no deberían ocurrir jamás.

Tal es el caso de Demmi Zeshke, una mujer que laboraba como guardia de seguridad en una correccional de Australia, y mantenía relaciones sexuales con uno de los internos.Captura de pantalla 2018 07 26 a las 5.45.52 p. m.

El polémico caso sucedió en una cárcel de Long Bay, al sureste de Sydney; donde el prisionero Jarad Smith cumple una sentencia después de haber asesinado a una pareja al atropellarlos estando borracho y drogado, en el 2014.

Al parecer, la agente de seguridad había modificado sus turnos laborales para poder tener encuentros sexuales con Smith en el gimnasio de la correccional.

Captura de pantalla 2018 07 26 a las 5.47.11 p. m.

Sin embargo, sus noches de pasión terminaron cuando compañeros de trabajo de Zeshke los encontraron en pleno acto sexual; ante lo sucedido, ella decidió renunciar a su empleo para así evitar un escándalo, algo que evidentemente no consiguió.

Ahora, los familiares de las víctimas de Smith se han mostrado indignados e incluso han comentado lo siguiente:

«Probablemente [Smith] la lleva mejor que nosotros» y «la cárcel se supone que te quita esos privilegios, pero algunos convictos aún lo reciben».Captura de pantalla 2018 07 26 a las 5.46.05 p. m.

Ante lo sucedido el director de la prisión, Peter Severin, aseguró que buscará que Zeschke pase un tiempo en prisión por sus acciones. Además, en una entrevista con el Daily Telegraph, comentó que estaba considerando la posibilidad de forzar a los reclusos que cuenten con antecedentes a ingerir medicamentos que disminuyan el deseo sexual. Captura de pantalla 2018 07 26 a las 5.46.29 p. m.

Anteriormente otra guardia también había sido acusada por los mismos motivos, en esa ocasión se trató de Amy Connors, quien estaba casada y tenía dos hijos.

En ese caso, Cannors mantuvo relaciones sexuales y quedó embarazada del recluso Sione Penisini, quien cumplía una condena de 36 años por haber asesinado a un policía.

Captura de pantalla 2018 07 26 a las 5.46.16 p. m.