Una mujer fue acusada de envenenar a dos niños, uno de 16 y otro de 9 meses de edad, luego de que ambos presentaran somnolencia y problemas de equilibrio poco habituales.

De acuerdo con los informes judiciales, la mujer de 53 años, quien laboraba en la guardería como parte del personal de limpieza, puso tranquilizantes en los biberones de ambos infantes.

La guardería Neuily-Plaisance, que se encuentra en los suburbios de Parías, reportó el caso del primer menor desde el pasado 5 de junio, al notar que después de la merienda presentaba somnolencia poco habitual y pérdida de equilibrio.

El niño tuvo que ses hospitalizado por tres días y tras realizar los exámenes, encontraron rastros de benzodiazepina, en la sangre del menor; éste medicamento es utilizado para inhibir la ansiedad y se emplea en el tratamiento de ciertas neurosis obsesivas.

Dos semanas más tarde, un segundo niño de nueve meses, presentó los mismos síntomas por lo que fue puesto bajo observación, lo que llevó tanto a los fiscales como a la guardería a abrir una investigación sobre el caso.

En el caso de la guardería se instauró como medida de seguridad que la preparación de los biberones fuera en presencia de dos personas así como la prohibición del ingreso de los padres de familia al inmueble.

La sospechosa ya fue detenida, llevaba trabajando en la guardería desde enero del 2018.

Fuentes cercanas al caso dijeron aseguraron que los investigadores habían encontrado una receta en casa de la mujer para surtir el medicamento encontrado en el organismo de los menores.