El radiotelescopio CHIME, ubicado en el valle de Okanagan, Canadá, captó una serie de señales de radio del espacio más profundo, cuyo fenómeno no ha sido identificado hasta el momento.

Puede ser que no estemos solos en el Universo después de todo, ya que ni los astrofísicos de la Universidad de la Columbia Británica, saben de donde provienen estas señales.

Te podría interesar: Eclipse total y luna de sangre

Se tratan de 13 emisiones conocidas como FRB, las cuales se caracterizan por ser de corta duración e intermitentes, como si se tratarán de destellos brillantes, pero en un sentido aplicado a la radio frecuencia.

El origen de dichas señales proviene de algún lugar a 1.5 millones de años luz de la Tierra, territorio desconocido con completo para el ser humano. De ahí que no se entienda la naturaleza de este fenómeno.

Ver más: 10 profecías de Nostradamus 2019

De acuerdo con Ingrid Stairs, de la universidad mencionada, anteriormente se captaron otras señales parecidas, pero en otro telescopio, por lo que bien podría haber más de estas en el espacio exterior.

Si pudieran encontrarlas eso les ayudaría a descifrar de dónde provienen exactamente.

Las primeras FRB detectadas fueron fenómenos puntuales, que hasta hoy se han detectado unas 60.

Dentro de las teorías que se manejan, se piensa que puede ser una estrella de neutrones con un fuerte campo magnético o dos estrellas de neutrones colisionando y los conspiracionistas no pueden destacar el que se trate de una nave espacial extraterrestre.