Kiber Gonzalez

La creencia popular de que el frío es la causa de las infecciones de vías aéreas superiores (IVAS), como cuando se afectan nariz, faringe, laringe, senos paranasales, oído medio, entre otros; así como de infecciones de vías áreas inferiores (IVAI) como bronquios o pulmones. Es una idea que está ampliamente permeada en nuestra comunidad. Y, de hecho, no está muy alejada de la realidad.

Es verdad que ya sabemos que la más del 90% de las infecciones agudas que afectan a las vías aéreas superiores son ocasionados por algún tipo de virus (ej. Rinovirus, Influenza, Adenovirus, Epstein-Barr, etc.) y en menos de un 10% por alguna bacteria (ej. Haemophilus influenzae, Estreptococos y Neumococo, etc.). Por otro lado, síntomas alérgicos, como flujo nasal, estornudos, ojos llorosos, pueden confundirse con alguna infección. Incluso hacer ejercicio durante climas fríos pudieran ocasionar estos últimos síntomas sin la presencia de algún virus. No obstante, tenemos que saber cuál es el papel que juega el frío en el desarrollo de la infección.

El frío, limita la capacidad de nuestra mucosa nasal de eliminar los virus y bacterias, no solo eso, si no también provoca que el sistema inmunológico (sistema de las defensas) que está inmediatamente por debajo de la mucosa nasal reaccione con más lentitud y eficacia en contra de los patógenos, por lo tanto, incrementa el riesgo de padecer infecciones de la vía aérea y la severidad de estas. Tan solo en Europa, un invierno puede cobrar la muerte de hasta 250,000 personas al año, principalmente a causa de una Neumonía o Bronquiolitis que se manifestaron inicialmente como una IVAS. En Nuevo León en el año 2016 se registraron 20,824 de casos de infecciones de VAS por cada 100,000 habitantes, siendo así, la principal causa de enfermedad en nuestro estado.

Cumplir con nuestro esquema de vacunación dependiendo de nuestra edad y género es la principal línea de defensa para muchas de estas infecciones. Sin embargo, también tenemos que lograr una concientización de protegernos de frío más allá de solo cumplir con nuestros esquemas de vacunación.

Aquí te dejo unos consejos de como protegerte del frío y prevenir algunas infecciones durante este invierno:

  1. Lavado de manos después de toser o estornudar, ya sea con agua y jabón o una solución antiséptica con alcohol.
  2. Cubrirte con el pliegue del codo al estornudar.
  3. Cubre nariz y boca al exponerte a los climas fríos.

  4. Mantente bien hidratado y con una alimentación balanceada.

  5. No dudes en usar suplementos de vitamina D3, no más de 2,000UI al día.

  6. Sigue tu esquema de vacunación según tu edad y género:

    • Influenza: De manera anual a partir de los 6 meses de edad y se recomienda aplicarse en toda la población. El grupo más susceptible a esta infección son los niños de 6 meses a 5 años y mayores de 60 años. Así como portadores de Diabetes Mellitus, Cáncer, Obesidad, Asma, Tabaquismos, Enfisema, VIH, Embarazadas y pacientes con enfermedades reumáticas como la Artritis Reumatoide y Lupus Eritematoso Sistémico.

    • Neumococo: Existen 2 vacunas. La primera es una de 13 serotipos que se aplica según el esquema de la cartilla de vacunación a los niños 2, 4 y 6 meses de edad. La otra vacuna es de 23 serotipos (Pulmovax) y se recomienda su aplicación a partir de los 50 años de edad, con un refuerzo de la misma cada 5 años.

Entonces ya lo sabes, en esta temporada invernal el seguir con tu esquema de vacunación es lo más importante para mantenerte protegido de estas infecciones. También debes recordar que no es infalible, y que, aun y con tus vacunas completas, pudieras enfermarte. Es por eso que, las medidas en contra del frío también se vuelven gran importancia a la hora de mantenernos sanos.

Kiber Gonzalez

Artículo anteriorDeja Lainez el nido para ir al Real Betis
Artículo siguienteTrollea Club de Cuervos a equipos de la Liga MX
Kiber Gonzalez
Originario de Monterrey, N.L. Estudié la carrera de Médico Cirujano Partero en la Universidad Autónoma de Nuevo León del 2002 al 2008, y del 2008-2009 hice mi servicio social en Matehuala, San Luis Potosí. Posteriormente realicé mi primer curso de post-grado en la especialidad de Medicina Interna en el Hospital General de Tampico “Dr. Carlos Canseco” Tampico, Tamaulipas, perteneciente a la Universidad Autónoma de Tamaulipas del 2010 al 2014. Siempre fue mi sueño volver a mi alma mater y en el 2014 fui aceptado para realizar mi segundo curso de post-grado en la sub-especialidad de Reumatología e Inmunología Clínica en el Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González” de la Universidad Autónoma de Nuevo León del 2014 al 2016. Durante mi sub-especialidad, se me permitió realizar una estancia formativa en el Hospital General Universitario de Alicante, en Alicante, España, donde tuve el privilegio de conocer y recibir enseñanza directa de expertos en manejo de la Gota, Reumatismo de Tejidos Blandos e Infiltraciones. Actualmente consulto en el Centro de Administración Biológica (CAB) ubicado en el 4o. piso del Centro Médico AVE.