El popular Motorola Razr podría estar de vuelta este año y mejor que antes. Uno de los modelos más famosos en el mundo, podría estar de vuelta en el mercado este 2019, Motorola planea un regreso supremo y es que sus modificaciones serán amadas por muchos, aseguran.

Ver más: Gomita ya se sometió a nueva cirugía de glúteos

Con una pantalla plegable, cámaras poderosas y detalles aún sin revelar es como, según The Wall Street Journal, Lenovo reviviría el celular que enamorara a 130 millones de personas hace más de 10 años.

Motorola RAZR

De acuerdo a los rumores, el Motorola RAZR regresaría al mercado en el mes de febrero y tendría un costo aproximado de 1,500 dólares y aunque llegaría de manera exclusiva a Estados Unidos gracias a Verizon, no se descarta la posibilidad de que su venta se extienda a otros países.

giphy 2

La vuelta de un icono

El retorno del RAZR original es algo que llevamos escuchando desde hace bastante tiempo, sin embargo, esta última información arroja algo más de luz al enigma. En esta ocasión, una patente refleja la idea de utilizar una pantalla flexible en un terminal con diseño similar a un RAZR, algo que tendría todo el sentido del mundo, ya que modernizarían al completo el viejo dispositivo sin perder la esencia.

Tanto Samsung como Huawei parecen tener bastante avanzados sus trabajos relacionados con teléfonos con pantallas plegables, sin embargo, si hay alguien que se puede permitir un diseño como el planteado en los bocetos de la patente no es otro que Motorola.

motorola razr plegable 2

Una pantalla plegable con una curva delicada

Motorola RAZR con pantalla plegable

La patente no muestra demasiado del terminal, y aunque son simples bocetos que no confirman nada, nos sirven para apreciar algunos detalles importantes que deberíamos de tener en cuenta. Las pantallas plegables a día de hoy no permiten un plegado total del panel, por lo que en todo momento deberá existir una curvatura que impida la rotura de la pantalla.

Justo por eso las imágenes dejan ver un hueco en el teléfono cuando se mantiene cerrado, algo que no será visible externamente gracias a la carcasa, pero que demuestra las pequeñas limitaciones que mantiene la tecnología a día de hoy, y que obligará a mantener un grosor que quizás algunos no esperen encontrar en un teléfono del 2019.