En el paso del tiempo, la anatomía del ser humano ha evolucionado para adaptarse de la manera más adecuada al medio que habita y poder sobrevivir.

La nariz de nuestra especie ya ha sufrido varios cambios a través de la historia, desarrollándose en una forma ancha en el caso de climas cálidos, o más angosta en el caso de climas fríos.

evolución nariz humana

Te podría interesar: 2019: Lo que espera la ciencia

La diseñadora polaca, Marta Flisykowska, reveló tras modelos probables para la evolución de la nariz humana, en caso de que nuestra especie pudiera vivir en el espacio marciano.

Los resultados de su trabajo, que contemplan distintos factores imperantes en el planeta rojo, Marte, fueron publicados por la Journal of Science and Technology of the Arts.

Para dar vida a la presunta evolución de la nariz humana en Marte, la diseñadora contempló algunos de los aspectos más importantes del clima marciano, como las bajas temperaturas, una atmósfera que permite el paso de una mayor radiación solar y la baja presión atmosférica, elementos determinantes para el comportamiento de cualquier organismo vivo.

H.2301.Nariz1

Una nariz humana podrá adaptarse para lograr calentar el aire que inspira, protegerse de la radiación solar y, dada la baja presión atmosférica de Marte, aumentar el volumen de los sonidos que percibe el oído. Con estas aclaraciones, surgieron los tres modelos de narices.

H.2301.Nariz2

Ver más: Fenómenos naturales atacan al Medio Oriente

La primera presenta cuatro orificios nasales, que facilitan el calentamiento del aire que se inspira.

La segunda cobra una forma plana, que brinda protección contra la radiación del sol y se adapta al uso de cascos protectores.

La tercera, finalmente, desarrolla una especie de falda acústica, que permite que la voz humana resuene y propague mayor distancia.

H.2301.Nariz3

Flisykowska explicó que la fisonomía de estas narices no será necesariamente así y que, en caso de evolucionar, a la nariz humana le tomaría muchísimo tiempo adaptarse. Además, señaló que las condiciones atmosféricas de Marte hacen que el uso de cascos y micrófonos sea insoslayable, tanto como la adaptación artificial del medioambiente.