Uno de los momentos que marcó el juicio del Joaquín ´El Chapo´ Guzmán durante la semana ocurrió el martes 8 de enero cuando una falla en el sistema del suministro eléctrico ocasionó que se fuera la luz por un instante.

De acuerdo por lo narrado por el periodista de Vice News Keegan Hamilton, las luces se apagaron brevemente dentro de la sala de audiencia ubicada en Nueva Yorky cuando se encendieron alguien grito: ¡Se ha ido!

El Chapo no se había movido de su lugar, pero la exclamación provocó la risa de los asistentes al juicio donde esta semana se habló de la obsesión del narcotraficante por un software de espionaje con el que podía escuchar lo que sus colaboradores decían sobre él.

“El momento más emocionante fue antes de que el juicio comenzara esta mañana (el 8 de enero). Las luces se apagaron brevemente, estaba completamente oscuro dentro de la sala de audiencias. Cuando las luces volvieron a encenderse, alguien gritó: “¡Se ha ido!” pero el Chapo no se había movido. Todos se rieron, excepto, quizás, los oficiales de los Estados Unidos”, mencionó el periodista.