La plataforma digital de contenidos favorita de todos, Netflix, anunció hoy que subió sus precios en Estados Unidos entre el 13% y el 18%, cambio que afectara a los nuevos cliente y llegara a los actuales usuarios durante los próximos tres meses.

Los usuarios de aproximadamente 40 países latinoamericanos, donde se paga con dólares estadounidenses también se verán afectados, con la excepción de mercados internacionales clase como México y Brasil.

La suscripción básica de Netflix, que permite la reproducción de una sola pantalla con calidad estándar, ascenderá a nueve dólares (13% más), en tanto que la más popular, que permite emplear dos pantallas al mismo tiempo, lo hará a 13 dólares (18% más), según un portavoz de la compañía citado en varios medios locales.

El ingreso adicional, ayudará a Netflix a pagar su enorme inversión en programas y películas originales, y financiar la enorme deuda que ha adquirido para repeler a rivales como Amazon, Disney y AT&T.

Es la cuarta vez que Netflix sube sus precios en Estados Unidos, el más reciente fue a finales del 2017.

Sin embargo, es la primera vez que los precios afectarán a los 58 millones de suscriptores en el país, el número de usuarios que Netflix reportó a finales de septiembre.

Antes Netflix ofrecía un plan básico por 8 dólares al mes y subía sus tarifas en los planes más completos, con mejor calidad de video y opciones para hacer streming simultáneamente en diferentes dispositivos.

El aumento de precios podría alejar a suscriptores y posiblemente provocar una oleada de cancelaciones.

En 2011, Netflix recibió una respuesta negativa cuando separó su servicio de streaming de su más antiguo servicio de entrega de DVD por correo, que resultó en un aumento de 60% para quienes querían mantener ambos planes, por lo que perdió 600,000 suscriptores.

Los nuevos precios son:

  • Plan básico (un stream sin HD): 8.99 dólares al mes.
  • Plan estándar (dos streams HD): 12.99 dólares al mes.
  • Plan Premium (cuatro streams con UHD): 15.99 dólares al mes.