Google le dedica su doodle, en el 225° aniversario de su nacimiento, a Friedlieb Ferdinand Runge, el químico alemán que descubrió la cafeína.

Friedlieb Ferdinand Runge, es uno de los pocos farmacéuticos que, en el siglo XIX, tenían un doble doctorado.

El científico nació cerca de Hamburgo, el 8 de febrero de 1795, y murió en Oranienburgo, el 25 de marzo de 1867. Se crió en el seno de una familia luterana, su padre fue pastor.

Su tesón por estudiar, unido a una buena porción de suerte en algunos de sus descubrimientos, lo encumbraron a ocupar un lugar destacado en la historia de la farmacia y de la química con hallazgos como el alcaloide cafeína, la anilina, el fenol, la quinina, el pirrol, la atropina, los tintes de alquitrán y la cromatografía.

Desde pequeño mostró amor por la química. Ya de adolescente comenzó a realizar sus primeros experimentos. Una de esas pruebas fue con el extracto de la planta de belladona; una gota le salpicó en un ojo y se lo dilató.

Mientras realizaba sus estudios en química en la Universidad de Jena, Runge mostró los efectos descubiertos de la belladona al científico y poeta Johann Wolfgang von Goethe, quien impresionado ante el hallazgo del joven le entregó una bolsa de granos de café para que investigara su composición.

Se estima que cada segundo se beben en el mundo más de 20.000 tazas de café, es decir, 2.000 millones de tazas al día.

Pero los científicos siguen intentando determinar cuál es el origen evolutivo de la cafeína y por qué las plantas la producen.