La refinería de Pemex, ubicada en el municipio de Cadereyta, se encuentra combatiendo la corrupción de sus mismos empleados, mismos que han solicitado las llamadas “Huachicobecas”.

Se trata de más de 200 empleados sindicalizados que se encuentran en investigación, ya que solicitaron un apoyo económico para estudiar, en el cual recibían alrededor de 50 mil pesos anuales, sin estar inscritos en ningún plantel educativo y simular tomar clases para comprobar el gasto.

Este dinero se recibía sin escrúpulos, sabiendo que se estaba comiendo el delito de robo hacia la nación.

Un aproximado de robo en las huachicobecas sería de 10 millones de pesos anuales, la cual es una gran fuga de ganancias de la refinería.

Es importante recalcar que esta fuga de dinero, es  solo de la refinería ubicada en Cadereyta, en otros estados de la República como en el caso de Tamaulipas, en la refinería de Madero, son más de 500 empleados implicados en estos casos de becas.

Los recursos, se dice, que son obtenidos a través del sindicato petrolero, que en Nuevo León encabeza Rafael Ortuño.

Desde la semana pasada se enviaron citatorios para que los trabajadores señalados comprueben el apoyo económico, de ser lo contrario y no haber estudiado, se les daba una prórroga de días para saldar la cuenta del dinero que se recibía.

Este aviso de investigación fue firmado por Luisa Fabiola Kernion, encargada del Departamento de Personal de la Refinería de Cadereyta.