Una aventura congelante y llena de mucha magia fue la se vivió durante el estreno del espectáculo de Disney on Ice: Frozen, que regresó a la Ciudad.

Hoy se cumplen 21 años del fallecimiento del Rey de los Payasos “Pipo”

Ana, Elsa, Olaf y todos sus amigos llevaron a los asistentes hasta el frío clima de Arendelle gracias a una magna producción, efectos especiales e impresionantes coreografías de los patinadores, que fueron suficientes para que tanto grandes y pequeños disfrutaran de una tarde muy especial.

El espectáculo contó con grandes diferencias al de la primera ocasión, desde el gran inicio del show, en el que Minnie, Donald y Goofy invitaron a muchos de sus amigos de Disney a visitar Monterrey para darle un gran obsequio a Mickey Mouse por sus 90 años.

Blanca Nieves, Cenicienta, La Sirenita, Rapunzel, Timón y Pumba, Woddy y Buzz Lightyear, y Nemo, todos prepararon un espectacular número musical para celebrar al famosos ratón.

El cuento clásico de Frozen se narra como es conocido, pero ahora con nuevas coreografías, nuevos elementos escénicos y efectos, que fueron ovacionados por cada uno de los presentes.

Cada tema, cada frase, todo era coreado por los niños en el recinto, quienes no dejaron pasar la oportunidad para dejar su lugar y bailar con sus personajes favoritos en el gran final, al ritmo de «Libre Soy», el éxito musical de la cinta animada.