Este año se cumplieron 13 años desde que la sociedad regiomontana, de México e inclusive de otros países se estremeció cuando se dio la noticia del brutal y terrible crimen de dos pequeñitos en la colonia Cumbres Segundo Sector en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

Ver más: Hilo Negro Caso de la niña Paulette

Los niños eran hijos de la ex conductora de televisión y astróloga, Teresa Coss y León, y el infanticidio provocó en las televisoras locales como Multimedios, TV Azteca Noreste y Televisa Monterrey la guerra por luchar por el rating y las exclusivas.

Por obvias razones el ahora Canal 6, Multimedios, tenía la primera mano debido a que Tere Coss trabajaba en dicha televisora, sin embargo no solo por ello se llevaron la exclusiva de tan terrible asesinato, ya que de acuerdo a testimonios que aseguran que los vieron, fueron los primeros en llegar a la escena del crimen, mucho antes que las autoridades.

Ver más: Poncho De Nigris comparte foto y termina enojado

Hoy 3 de marzo, a 12 años del crimen, el único sentenciado como culpable del asesinato del niño Erick Azur de 7 años y de la pequeña María Fernanda de 3 años, es Diego Santoy Riveroll, estudiante de FIME que se encuentra recluido en el Penal de Cadereyta, al que se le conoce como «El Asesino de Cumbres»,. Miles de preguntas han quedado sin respuesta, y la duda continúa sobre si Érika Peña Coss también fue cómplice de tan horrendo infanticidio.

La primera declaración la dio Diego Santoy a las autoridades, luego de ser capturado cuando intentaba huir junto con su hermano Mauricio a Guatemala. «El Asesino de Cumbres», como la prensa lo llamó, llegó a la ciudad de Monterrey en medio de un fuerte dispositivo de seguridad y rodeado de prensa local, nacional e internacional, declarando que acuchilló en la espalda Erick Azur, estranguló a María Fernanda y que había atacado con un martillo y un cuchillo a su ex novia Érika Peña, para después huir luego de perpetrar el asesinato de los menores en la casa ubicada en Monte Casino #2909 de la colonia Cumbres Segundo Sector. Ahí, Santoy también encerró a la empleada doméstica Catalina Bautista en la cajuela del auto de Érika, a quien luego liberó y hasta para el camión de regreso le dio.

Diego Santoy aceptó de primera instancia su culpabilidad total, sin embargo su defensa, la controversial abogada Raquenel Villanueva, declaró que su cliente le había contado toda la verdad. Fue entonces que Diego Santoy afirmó que no actuó solo en el infanticidio de los niños Peña Coss y que su cómplice era Érika Peña Coss, dando el caso un giro de 180 grados y desatando la especulación de la sociedad que mostraba su empatía con el joven Santoy. Todo esto llevó a que la escena del crimen fuera manchada, que los medios de comunicación manipularan la información y que la ley obstruyera el paso de las pruebas, que en su momento la abogada Villanueva tenía para ayudar a su cliente, todo esto llevando a que la situación jurídica y mediática de Diego Santoy cambiara, incriminándolo solo a él.

Para desgracia de Diego Santoy Riveroll, su defensa fue ultimada, quedando su caso en manos del socio de Raquenel Villanueva, Adolfo Vega, enfrentándose solo al abogado de familia Peña Coss, el abogado Roberto Flores Treviño, quien hoy en día es el ex Procurador de Justicia de Nuevo León y quien defendía los intereses de todas las mujeres Peña Coss, con las que compartía además de lo profesional, una gran amistad.

Es entonces cuando todo el peso de la ley cayó sobre los hombros del joven Diego Santoy, quien hasta hoy 3 de marzo del 2019, se encuentra purgando su condena de 138 años, misma que se redujo a 71 años. Sin embargo Diego solo podrá permanecer 40 años en la cárcel como marca la Ley, por lo que tentativamente obtendrá su libertad a los 61 años de edad, a menos que su defensa promueva su liberación en unos años por buena conducta.

Pero una cosa que llamó mucho la atención en los medios de comunicación en aquel tiempo, fue que la escena del crimen fue mancillada de inmediato. De acuerdo a las versiones de algunos vecinos que observaron mucho movimiento en la casa de Tere Coss, un conductor de noticias de Multimedios, así como allegados a la familia, habían ingresado antes que las autoridades llegaran a tomar parte del infanticidio, además que, de acuerdo al expediente 12/2002/1-1 del Caso Diego Santoy, a cuatro días de haber sido asesinados los niños, se presentó Mauricio Alatorre González ante la Procuraduría de Justicia de Nuevo León, quien se dijo Director de Producción de Multimedios y representante de Teresa Guadalupe Coss y León Navarro, quien solicitó que se le fuera entregada formalmente y materialmente la casa de Monte Casino 2909, ésto según dijo para limpiar por salubridad e higiene.

Extrañamente la casa fue entregada a Mauricio Alatorre, aún y cuando las investigaciones no se habían desahogado, además que se trataba de la escena de un crimen. Sin embargo la Procuraduría de Nuevo León entregó el inmueble, hecho por supuesto que molestó a la defensa de Diego Santoy y a la familia de éste, ya que no se preservó como marca la ley el lugar donde sucedieron los hechos.

Las versiones o rumores en torno al terrible crimen en contra de los pequeños Peña Coss son muchos: Hay quien dice que se trató de una ofrenda para una secta, ya según algunos vecinos aseguraban que a la casa de Monte Casino, llegaban políticos, funcionarios, abogados y artistas ataviados con túnicas negras. Otro rumor es que los niños asesinados no eran hijos de Gonzalo Peña, sino de un prominente empresario, y que por venganza de la fortuna que recibirían los niños aún y cuando no estaban reconocidos, su hermana decidió acabar con sus vidas. En fin, los rumores son rumores, así como los dichos de vecinas de la colonia Cumbres que escuchan las risas de los pequeños en aquel brincolín en donde pasaban horas jugando, asegurando que los espíritus de los menores continúan en el que fuera su hogar.

Sin embargo la vida continuó para todos aquellos que se quedaron con el dolor de haber perdido a los pequeños Peña Coss, dos familias que vieron cómo su vida cambió en un abrir y cerrar de ojos. Los padres de Diego Santoy enfrentaron no solo el dolor de ver a su hijo tras las rejas, sino también el señalamiento de la sociedad.

La astróloga Teresa Coss y León fue exhibida por Diego Santoy en los careos que sostuvieron, ventilando que habían tenido relaciones cuando él era novio de su hija, que de acuerdo a su fallecida abogada Villanueva, ese era uno de los móviles en la implicación de Erika en el infanticidio de los niños, la venganza de la hija con la madre, envolviendo al ex novio enamorado en un pacto de amor hacia ella.

Tere Coss se casó en el Municipio de San Pedro con Juan Carlos Yeverino Perales, olvidándose completamente de la televisión, compartiendo con sus antiguas amistades y con quien fuera su abogado y hoy ex Procurador de Justicia.

Asímismo, Érika Peña Coss, en medio del escándalo de su posible implicación en el asesinato de sus hermanos, salió bien librada de la justicia, viajó y estudió lejos de Monterrey y de los ojos de la opinión pública, contrajo nupcias hace dos años en San Miguel de Allende, Guanajuato con Mike Otto, y su boda fue noticia después de no saber nada de ella.

Mientras tanto, Diego se encuentra cumpliendo su condena, estudiando y trabajando en el Cereso de Cadereyta. Se casó con una joven llamada Lety, que era su fan en medio del escándalo, tuvo un hijo y después de un tiempo se divorció, sin embargo su familia mencionó que él tiene muy buena conducta y que ese podría ser una ventaja para que en próximos años puedan acortar su condena.

Diego Santoy da clases de computación a sus compañeros, y su vida es en apariencia tranquila, recibiendo periódicamente la visita de sus familiares y de su pequeño hijo de 8 años de edad.

El crimen de los hermanitos Peña Coss quedará en la memoria de todos los regios, en donde todavía existen cientos de preguntas de lo que realmente ocurrió aquel triste 2 de marzo del 2006. Sin embargo las respuestas sólo Diego Santoy y Érika Peña Coss las conocen.

Pero quizá, y solo quizá, Diego Santoy Riveroll, su defensa y su familia, pidan la revisión de su caso, ya que tomando en cuenta su buena conducta y su aportación con su trabajo social que realiza dentro del Penal de Cadereyta, puedan ser un atenuante en su condena.


Más noticias: