Tras tomar el control del penal del Topo Chico por un presunto amotinamiento de reos, que derivó en el traslado de 501 internos a otros reclusorios, las fuerzas policiales anti motines aseguraron 28 puntillas (armas blancas hechizas), drogas y celulares.

Ver más: Diego Santoy, a 13 años de las verdades y las mentiras

Efectivos de la Policía Estatal, Fuerza Civil y de Fuerza Penitenciaria, así como de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), catearon los pabellones del reclusorio.

Una fuente reveló que llevaron a cabo una sorpresiva búsqueda de objetos prohibidos en las celdas y edificios.

Durante la revisión al interior de los dormitorios se incautaron 28 pedazos de metal de diferentes medidas, ocho teléfonos móviles de diferentes marcas y siete botellas de destilado de alcohol de 600 milímetros cada una.

Personal penitenciario y Fuerza Civil decomisó, además, tres dosis de supuesta cocaína, en su modalidad de piedra y 231 envoltorios de supuesta mariguana, siendo un peso aproximado de 693 gramos en total.

Se presume que durante el operativo para tomar el control de la penitenciaría, resultaron dos custodios heridos, cerca de 20 reos lesionados y un interno que falleció.

“La revisión se efectuó causando las menores molestias a la intimidad, posesiones e integridad de las personas privadas de la libertad2, afirmaron.

0000000 4