Científicos de la Universidad de Tel Aviv en Israel, crearon un corazón vivo que palpita, en impresora 3D con tejido humano y vasos sanguíneos.

Esto lo hace un avance que abre puertas hacia los trasplantes del futuro, y en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares.

“Es la primera vez que se imprime un corazón integralmente con sus células y sus vasos sanguíneos. Es la primera vez que se utiliza materia y células provenientes del paciente”, dijo el profesor Tal Dvir, director del equipo de investigación.

Te podría interesar: Arde catedral de Notre Dame en París (VIDEO)

El producto resultante, un corazón de unos 3 centímetros, equivalente al tamaño del de una rata o un conejo, “todavía es muy básico”, señala el profesor, para quién “el próximo paso es madurar este corazón de modo que pueda bombear”.

Uno de los siguientes pasos en la investigación es lograr que el corazón pueda bombear y ser más grande, para en un futuro poder implantarse a los seres humanos.

“El próximo reto es madurar estas células y ayudarlas a que se comuniquen entre ellas, de forma que se contraigan juntas. Hay que enseñar a las células a comportarse adecuadamente. Y después tendremos otro reto, lograr desarrollar un corazón más grande, con más células. Tenemos que descubrir cómo crear suficientes células para producir un corazón humano”, reflexionó Dvir.

Los científicos desarrolladores esperan que en 10 o 15 años haya impresoras 3D en hospitales que provean de todo tipo de tejido a los pacientes.