Para tomarse un fin de semana en familia, una mujer decidió dejar a su perrita Husky en una guardería, sin imaginar que al volver de su viaje se la entregarían muerta y envuelta en una bolsa con cinta canela.