Este suceso es muy difícil de olvidar entre los regiomontanos, el apellido CASTRILLÓN se quedó grabado en miles de personas por el terrible suceso que cometió el joven Julio.

Aquí recordaras el terrible acontecimiento:

Julio Castrillón Escobar nació en 1985 en Mty, N.L. Era hijo de Julio Castrillón Valdéz, un político, quien había llegado a ser Diputado Local y después se dedicó a dar clases de ética y catecismo, y de su esposa, Delia Escobar Oyervides.

Ver más: Hilo Negro Caso de la niña Paulette

Julio fue un hijo de familia al que no le faltó nada. Obtuvo notas buenas en la escuela, era bastante popular entre sus compañeros y su comportamiento jamás reveló nada anormal. Desde los siete años fue boy scout.

Ver más: El hilo negro de: Diego Santoy y la familia Peña Coss

Vivía con su familia en la calle de Salvador Novo nº 105, Colonia Colinas de San Jerónimo, en Monterrey. Al ingresar a la escuela secundaria, Julio Castrillón se formó una reputación oscura y extravagante.

Coleccionaba imágenes de héroes oscuros, admiraba a asesinos en serie, inhalaba sustancias, y alguna vez se llegó a provocar heridas en los brazos bajo el argumento de que sería médico en el futuro.

Como muchos adolescentes de su generación, era fanático de la música de Limp Bizkit, dependía en gran medida de su teléfono celular y amaba los videojuegos, en especial los de contenido violento. Las calificaciones de Julio comenzaron a bajar.

Su comportamiento errático provocó que sus padres buscaran ayuda profesional para él; comenzó a asistir a psicoanálisis y en sus conversaciones con su médico frecuentemente mencionaba sus violentas fantasías, de poder, sangre y dominación.

A través de Internet, Julio contactó a Ana Nassar Campos, una niña de trece años de edad, quien era hija de Jesús Nassar Massu y Arsenia Campos. Luego se vieron en persona. Según los testimonios de amigos cercanos, su amistad era “algo extraño, pues eran muy diferentes”.

En el ciberespacio, Julio utilizaba un curioso nickname: «Iori», en alusión a Iori Yagami “El Noveno Dragón”, un personaje de videojuego que tiene una novia a quien no ama, se gana la enemistad de sus amigos y sostiene una banda de rock.

Iori Yagami es un asesino violento que utiliza un arma llamada almádena, un mazo que rompe los corazones de las piedras. Julio, como Iori, se teñía el cabello de rojo.

Martes 29 de enero de 2002:

Ana Nassar Campos fue a la casa de la familia Castrillón a visitar a su amigo; la había llamado para invitarla. Los dos subieron al cuarto de Julio para que sus vidas se derrumbaran. Él se puso a tocar la guitarra, mientras ella navegaba por Internet.

Repentinamente, Julio tomó una mancuerna de diez kilos y le dio a la niña dos golpes en la parte posterior del cráneo. Ana quedó inconsciente. Julio trasladó el cuerpo al baño; fue por un cuchillo y lo hundió tres veces en el cuerpo de Ana.

Además le hizo tres profundos cortes en el cuello; también le amputó el dedo índice de la mano derecha. Luego la remató con dos golpes más, uno en la boca y otro en medio de los ojos, el cuál le hundió el cráneo y clavó esquirlas de hueso en el cerebro.

Después metió el cuerpo de Ana en una caja de plástico, en posición fetal. Arrastró el cadáver por la biblioteca y las escaleras, pasó por la primera planta de su casa y finalmente llegó al jardín, donde lo dejó un rato.

Los padres de Julio, al darse cuenta de lo ocurrido, decidieron convertirse en cómplices. Tomaron una pala y ayudaron a su hijo a cavar una zanja en el jardín de la casa, donde procedieron a enterrar la caja con el cadáver de la niña.

Cuando un rato más tarde las hermanas de Ana fueron a casa de los Castrillón para averiguar por qué su hermana no había regresado, Delia Escobar les negó la entrada a la casa y les mintió diciéndoles que la niña se había marchado desde hacía horas.

Los padres de Ana Nassar la reportaron como desaparecida ante la Policía Judicial el miércoles 30 de enero por la mañana. Mientras eso ocurría, Julio fue a tomar sus clases a la escuela donde cursaba la Prepa; allí conversó con dos amigos suyos, a quienes les contó lo ocurrido.

Sus amigos no le creyeron, pues supusieron que se trataba de una fantasía. Después de la escuela, Julio se marchó a su sesión de terapia, donde no resistió la tentación de contarle todo a su psiquiatra como si se hubiese tratado de un sueño.

Cuando el médico se enteró de la desaparición de la niña, avisó sus sospechas a la policía.

Castrillón Valdés movió sus influencias para que la prensa no se enterara. Cuando el agente del Ministerio Público, Ramiro Sánchez, llegó al lugar acompañado de elementos ministeriales, se sorprendió al igual que todos. Pero ya llevaban la orden de que todo fuera con discreción.

Julio fue interrogado y a las 23:00 horas terminó mostrando el sitio donde se encontraba enterrado el cadáver. Cuando se requirió a la Cruz Verde, se dijo que era para levantar el cuerpo de una persona que había muerto por causas naturales.

Pero los amigos de Julio hablaron y ya no se pudo contener más el escándalo. La policía detuvo a Julio, quien fue internado en el Consejo Tutelar de Menores el jueves por la mañana.

Julio teminó por confesar el crimen y la participación de sus padres y de la sirvienta. Dado el escándalo que se desató, el político regiomontano tuvo que solicitar licencia de la Secretaría de Educación en el Estado, donde trabajaba en aquel momento.

Los papás de Julio fueron detenidos e internados en el Penal de Topo Chico porque el fiscal Ramiro Sánchez, encontró elementos punibles, ya que ayudaron a su hijo Julio a borrar las huellas del crimen y a la inhumación clandestina del cadáver de la niña asesinada.

El Juez Quinto de lo Penal, José Luis Garza Leal, concedió la libertad condicional, mediante el pago de una fianza de $60,000.00 pesos, a Castrillón Valdés y a su esposa, detenidos como presuntos responsables de encubrimiento y Violación a la Ley de Inhumaciones y Exhumaciones.

Julio intentó fugarse del Consejo Tutelar para Menores, aunque sin éxito. Después, el domingo 12 de febrero de 2007 en el Centro Juvenil de Readaptación, a siete meses de recobrar su libertad, Julio Castrillón se metió en problemas nuevamente.

Al reñir con otro interno a causa de un programa de televisión y más tarde por unas prendas de vestir. El joven asesino fue trasladado al Consejo Estatal de Menores en la Avenida Constituyentes de Nuevo León, para evitar conflictos.

30 de enero de 2007, tras cumplir una condena de cinco años, Julio Castrillón Escobar salió libre. La jueza de ejecución, Sara Bazaldúa Piña, dictó el auto de libertad. Julio purgó la pena máxima que se impone en Monterrey a los menores infractores que cometen una falta grave.

Sus primeras declaraciones fueron:

«Yo lo único que les puedo decir es que lamento mucho el sufrimiento por el cual los hice pasar, me siento muy arrepentido de todo esto, he madurado y he cambiado», afirmó.

Sus padres lo recibieron con gusto en su casa y le organizaron una comida de bienvenida con amigos y familiares. Públicamente, dieron “gracias a Dios por tenerlo de nueva cuenta” en su casa.

Quisieron que la vida de Julio se llevara con normalidad, lo intentaron inscribir en diversas universidades de la ciudad pero en todas fue negada su inscripción.

Castrillón se mudó a la ciudad de Puebla donde estudió la carrera de Ciencias Químicas, y actualmente tiene una maestría en Químico Farmacobiólogo, de la Universidad Autónoma de Puebla.

Julio contrajo nupcias, y ya es padre de familia.


Más Noticias: