Malas noticias para aquellos que se sentían seguros mirando contenido para adultos en modo incógnito de  su explorador, pues recientemente se dio a conocer que Google, Facebook y Oracle rastrean los sitios que visita el usuario.

Ver más: El hilo negro de: Julio Castrillón y Ana Nassar Campos

El New York Times reveló las herramientas de rastreo que tienen estas aplicaciones en una investigación conjunta de Microsoft, Carnegie Mellos y la Universidad de Pensilvania, analizando 22 mil 484 sitios con contenido sexual a través de un sistema llamado webXray, en donde se identificó que el 93 por ciento se encuentran rastreados por terceros.

La herramienta permitió a los expertos grabar la red de tráfico generada al cargar un sitio web en Chrome para identificar el momento en que los datos del usuario se exponen a extraños.

Del total, un 73 por ciento tiene rastreadores de Google, otro 24 por ciento de Oracle y un 10 por ciento de Facebook.

Este tipo de consumo es considerado como información sensible para los usuarios, por lo que muchos estarán de acuerdo en que la actividad debería permanecer completamente privada y sin rastreo alguno. Sin embargo, aún habilitando el  modo incógnito o navegación privada, los datos sobre las páginas web visitadas así como los videos eróticos reproducidos se envían a terceros.

Entre las principales razones por las que un sitio con contenido para adultos tiene rastreadores destaca que las páginas construyen perfiles de consumo, incluyendo sus intereses o hábitos que sirven para estrategias de publicidad y mercadotecnia.

Google Analytics recopila información sobre el tráfico que reciben las páginas, midiendo sus visitas y otros datos. Facebook permite a los sitios colocar un botón de Me gusta, así como la herramienta para compartir su página. A cambio, la empresa recibe información sobre los visitantes del sitio.

Hasta el momento se desconoce el uso que se le da a los datos obtenidos.

Declaraciones a The New Yor Times, por parte de voceros de Google y Facebook, rechazan que se utilice la información recolectada de este tipo de sitios para mostrar anuncios personalizados.

«No permitimos Google Ads en sitios web con contenido para adultos y prohibimos la publicidad personalizada y los perfiles de publicidad basados en los intereses sexuales de un usuario o actividades relacionadas en línea. Además las etiquetas de nuestros servicios de publicidad nunca pueden transmitis información de identificación personal a Google», delcaró un portavoz de Google a Business Insider.

Finalmente, los investigadores encontraron que el 17 por ciento de los sitios con videos eróticos estaban encriptados, es decir, que los usuarios quedan vulnerables ante los hackers.


Más Noticias: