Autoridades policiacas capturaron a un paseante nada común que caminaba sobre los techos de las casas: se trataba de nada más y nada menos que de una pantera, esto al norte de Francia.

Al lugar acudieron bomberos y un veterinario, después que los vecinos del lugar reportaron que el felino fue visto paseando por los tejados de las casas.

Los bomberos lograron tomar una foto de la pantera muy a gusto y sin temor, asomándose por las ventanas de las viviendas.

Los rescatistas acordonaron un perímetro de la colonia como medida de precaución, ya que el felino se había escondido en el interior de una casa, en la que lograron capturarlo.

Al animal se le disparó un dardo tranquilizante para que después pasara a ser colocado en una jaula. De momento se desconoce si la pantera se escapó de algún zoológico o de un domicilio.