baby burritos

Tras 76 años de estar en funciones, el Gobernador del Estado, Jaime Rodríguez Calderón, encabezó la ceremonia oficial del cierre del Penal del Topo Chico.

El gobernador habló de las historias ocurridas en el centro de readaptación, entre motines, masacres, fugas de reos, así como otros hechos donde varias personas perdieron la vida.

El mandatario estatal indicó que contrataron a un grupo de expertos en el sistema penitenciario después que se decidió cerrar el Topo Chico, luego de los terribles actos ocurrido en este lugar, para de esta manera tomar el control de la seguridad.

El Bronco señaló que buscan la certificación de los penales de Cadereyta y Apodaca a donde reubicaron la mayoría de los reos.

‘NL recuperará su felicidad’, dijo Rodríguez Calderón durante el cierre definitivo del penal.
A partir del 1 de octubre los ciudadanos podrán visitar el centro penitenciario para ver las condiciones en que vivían los reos en este lugar.

Esta clausura forma parte de la estrategia de seguridad de Jaime Rodríguez Calderón, tras el reordenamiento del sistema penitenciario del estado con:

• La creación de una cárcel certificada exclusiva para mujeres
• Una inversión millonaria para la ampliación del Penal de Apodaca

«El autogobierno no va a regresar, porque tomamos la decisión de no más extorsiones a los presos y a sus familias, que han perdido parte de su patrimonio y su tranquilidad», indicó el gobernador.

 

En 76 años de existencia, el Penal del Topo Chico fue escenario de masacres, motines, incendios, epidemias y conflictos del crimen organizado.

En febrero del 2016 ocurrió una de las peores masacres, donde 49 reos perdieron la vida.

Durante sus 76 años de historia el penal del Topo Chico fue sede de masacres, motines, incendios, epidemias y disputas…

Posted by Jaime Rodriguez Calderon on Monday, September 30, 2019

 

MÁS NOTICIAS