Galería: Así vivían los reclusos del Topo Chico

1177

Este lunes se pone fin al Penal de Topo Chico un lugar marcado por la violencia y la tragedia, a 76 años de existencia.

En un recorrido se pudo constatar de las malas condiciones en las que vivían los reclusos que ahí moraban.

Desde que se abren las rejas, se evidencia las malas condiciones y la falta de mantenimiento de las instalaciones.

Ver más: A 76 años de existencia, se aproxima cierre del Penal de Topo Chico

En el Topo Chico se han vivido episodios de violencia, la mas cruenta fue cuando más de 50 reos perdieron la vida, luego de una riña entre reos por el control del Penal.

Los módulos fueron testigos de lo que se vivió a lo largo de los 76 años de existencia del Penal. Pero los objetos como colchones de 15 centímetros de grueso y las cobijas sucias, dan cuenta de las malas condiciones.

Bañarse en cuartos de 3 metros por 1.50 metros, y hacer necesidades fisiológicas en retretes que no tienen separaciones, evidencia la poca salubridad que se tenía.

Los más ‘afortunados’ podían descansar en literas y con más espacio para poder caminar.

Las medidas de otras celdas de 3 por 2 metros y en donde moraban al menos ocho personas, convertían a la prisión en un lugar de hacinamiento, que lo alejaba mucho de la readaptación social.

Este lunes los últimos reclusos serán trasladados a nuevas celdas en el CERESO de Apodaca, que aunque son más modernas, no dejan de ser un lugar donde se pierde la libertad.