baby burritos

El huracán ‘Gilberto’ fue uno de los ciclones tropicales más intensos, devastadores y mortíferos registrados en el océano Atlántico durante el siglo XX por la Organización Meteorológica Mundial.

En septiembre de 1988, ‘Gilberto’ asoló el Caribe y el Golfo de México por cerca de nueve días. En México se le conoce como ‘El Huracán del Siglo 21​’ y en Cuba como ‘El Huracán Asesino’.

‘Gilberto’ fue el huracán más intenso jamás observado en la cuenca del Atlántico, hasta que el Huracán ‘Wilma’ lo superó en 2005. También es uno de los ciclones tropicales con mayor extensión de la historia; en un punto alcanzó a tener un área de mil 250 kilómetros.

Además, ‘Gilberto’ continúa siendo el huracán más intenso que ha tocado tierra en México.

El fenómeno meteorólogico que marcó un antes y un después azotó la tercera ciudad más grande de México, Monterrey, con vientos muy fuertes, lluvias torrenciales y extensas inundaciones la madrugada del 17 de septiembre.

De acuerdo con reportes oficiales, alrededor de 200 personas perdieron la vida en cinco autobuses mientras cruzaban el río Santa Catarina, el cual se desbordó en su totalidad; seis policías murieron al intentar rescatar a los pasajeros varados en los mismos.

Los residentes de Monterrey se quedaron sin electricidad y agua potable, y la mayoría de las líneas telefónicas se perdieron.

Las precipitaciones en el noreste de México alcanzaron un máximo de más de 250 mm en áreas localizadas al interior de Tamaulipas. En Coahuila, las precipitaciones de ‘Gilberto’ causaron la muerte de cinco personas que fueron arrastradas por las aguas crecientes.

Un recuento final de víctimas del huracán ‘Gilberto’ no es posible debido a que muchas personas siguen oficialmente como desaparecidas en México, pero el número total de muertos confirmados fue de 433 personas.

‘Gilberto’ fue el peor huracán en la historia de Jamaica y el ciclón tropical más destructivo en México. Debido a su impacto generalizado, los grandes daños y al número de víctimas, el nombre de ‘Gilberto’ fue retirado en la primavera de 1989 por la Organización Meteorológica Mundial y fue el primer nombre que se retiró desde el huracán ‘Gloria’ en 1985.

El nombre nunca será utilizado de nuevo para cualquier otro huracán en el Atlántico.