Un hombre brasileño de 64 años está rompiendo los prejuicios que hay en torno de las personas que padecen vitiligo, pues con muñecas/os tejidos las está representando.

El vitiligo es una enfermedad cutánea que provoca la pérdida de pigmentación de la piel en ciertas áreas, lo que genera que ésta tenga dos tonos. Aunque hay tratamiento para ello, aún no tiene cura.

En torno a este padecimiento hay una serie de prejuicios, burlas y formas de discriminación en contra de las personas que lo padecen. Por ello, Joao Stanganelli, el brasileño, abuelo que también padece vitiligo, por medio del tejido a crochet pasa sus días y sobrevive económicamente con la fabricación de estos muñecos/as.

Su historia comienza desde que inició a tejer muñecas para su nieta, al ver su eminente buen gusto se dio cuenta que si usaba sus creaciones para representar a los niños con vitiligo y otras enfermedades obtendría que estos se sintieran representados y reforzaran su autoestima.

Fue así que João Stanganelli creó a Vitilinda, una muñeca incluyente, con pequeñas manchas en el rostro, piernas y brazos, que representa a las niñas que padecen vitiligo.

Gracias al éxito que fue generando Vitilinda, Joao después creó muñecas con dermatitis atópica, psoriasis y alopecia areata. Incluso una que aparece en silla de ruedas.

“Las manchas que tengo son hermosas, lo que más duele, en realidad, son las manchas en el carácter de las personas”, dice Joao cuando es invitado a programas de TV de su país.

Actualmente estas muñecas se han vuelto virales.