Más allá de un éxito taquillero o una concurrida firma de autógrafos, el actor prefiere utilizar estos beneficios de la fama y popularidad como alicientes para quienes siguen tocando puertas en busca de oportunidades.

“Yo prefiero verlo así, no para que me vean como una estrella sino que para los jóvenes y cualquier persona pueda darse cuenta que todo se puede realizar. No importa cuántas negativas recibas, la clave en esta profesión o en la que sea es la persistencia y la pasión que le pongas a las cosas”, expresó Méndez ayer por la mañana, durante su visita a la ciudad de Monterrey, en donde presentó uno de sus nuevos sueños cumplidos ahora como empresario en el mundo del mezcal.

Mendéz está muy contento por esta nueva etapa de su carrera, el protagonista de películas como Bayoneta o Nosotros los nobles, esta consciente de que forma parte de una nueva generación de mexicanos que con gran talento, que han logrado traspasar fronteras replanteando la forma en la que el resto del mundo nos califica constantemente.

“Eso ha sido lo más importante para mí, el hecho de que podamos dar una imagen completamente distinta de la que acostumbran ponernos como mexicanos. El mundo ya se está dando cuenta que somos mucho más que los típicos personajes que siempre nos quieren dar. Es cierto que no ha sido tarea sencilla, sin embargo, poco a poco hemos logrado cosas que antes no estaban en nuestra cabeza”.

Pese a que durante los últimos años ha compartido créditos con estrellas de Hollywood, además de filmar bajo la dirección de grandes cineastas, el originario de Aguascalientes sigue sin despegar los pies de la tierra con el fin de que su capacidad de asombro perdure frente al prometedor futuro que le espera.

“Yo creo que eso es vital, porque cuando uno se siente confiado o sin ganas de seguir aprendiendo, ahí es donde comienzas a descuidar tu esencia. Yo cada que entro a un set o comienzo un proyecto siento que es la primera vez o la última, uno nunca debe dejar de seguir descubriendo cosas”.

Por otro lado, la tarde de ayer el actor mexicano, estuvo en su firma de botellas de mezcal a todos los fans que acudían a comprarla.

Fue en una vinoteca reconocida del municipio de San Pedro, ubicada en Gómez Morín, en donde alrededor de 200 fans se dieron cita para convivir con el actor, quien dio vida al polémico Chava Iglesias en Club de Cuervos.

Además de firmar las botellas, los fans pidieron que le firmaran algunos accesorios de las series del actor en Netflix, entre otros souvenirs.