Como una propuesta para los diputados federales, la Alcaldesa de Reynosa, Tamaulipas, Maki Ortíz Domínguez, pidió que se expida una Ley de Impuesto a la Informalidad, con la que se cobraría 5 por ciento a los ingresos de los vendedores de elotes, tacos y otros antojitos que se ofrecen en las calles.

Esto siempre y cuando no se exceda de los dos millones de pesos de recaudación.

La munícipe tamaulipeca dijo en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados que, al darlos de alta como personas físicas con actividad empresarial y cobrarles impuestos, los comerciantes generarían “riqueza para todos”.

“Nadie como nosotros conocemos a los informales, los tenemos en un censo, todos los taqueros, todos los eloteros, toda esa gente que no paga impuestos, que deberían tener una tasa para pago de impuestos que debería después transformarse en un fondo que pudiera llegarnos”, indicó.

Pero ahí no paró la cosa, pues la alcaldesa también propuso que los ciudadanos cooperen para el alumbrado público.

“Los municipios somos los que ponemos las luminarias, los que pagamos la luz pública y el mantenimiento de todas ellas; deberíamos tener derecho a que también los ciudadanos cooperen con nosotros”, mencionó.

Ésta propuesta la realiza ante la reducción de recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020.

MÁS NOTICIAS