baby burritos

Hace unos años llegaron al país y a Nuevo León los famosos cigarros electrónicos, pero hasta ahora no se ha puesto control ni restricciones para ‘vapear’ en el Estado.

Es por eso que el Congreso de Nuevo León busca una ley para regular el uso y producción de estos vaporizadores, al considerar que representa un riesgo para la salud de los ciudadanos.

La Comisión de Salud y Atención a Grupos Vulnerables busca crear una iniciativa de ley que regule los cigarros electrónicos que se venden en negocios del Área Metropolitana.

También se busca evitar que los dispositivos electrónicos no se vendan a menores de edad.

Además, la comisión buscará la contribución de más especialistas para presentar al pleno una iniciativa de Ley para la regulación.

«El tema es regular la producción de productos, los llamados cigarrillos electrónicos o el llamado vapeo, porque si bien hay intentos de regularización la verdad es que en nuestro país no está controlado qué tipo de sustancia le están aplicando», indicó Asael Sepúlveda, Diputado del PT.

De acuerdo a datos nacionales, para 2020 se contemplan 55 millones de usuarios de cigarro electrónico, y a decir de los especialistas hasta ahora no hay evidencia que estos vapeadores ayuden a combatir el tabaquismo, asegurando que 22 enfermedades están relacionadas con el vapeo.

Si bien no existen estadísticas precisas sobre el consumo en Nuevo León, los participantes tomaron como referencia estudios científicos realizados en varios países para determinar que urge una regulación al respecto.

En Monterrey, este tipo de dispositivos son vendidos desde los 390 hasta 2 mil 500 pesos, de acuerdo al modelo y al líquido que contenga el vapeador.

Hay distintos sabores, la mayoría son de frutas, y los dispositivos se pueden adquirir en distintos tamaños, desde los pequeños para pasar desapercibidos en lugares públicos, hasta los de variadas o excéntricas formas, al gusto del comprador.

Pueden ser comprados prácticamente en cualquier lugar: desde plazas comerciales, en la zona peatonal de Morelos, en las pulgas o hasta en negocios de zonas exclusivas como San Pedro.

El representante de la industria mexicana del vapeo, Steve Quilla, defendió el derecho de los consumidores al señalar que el cigarro electrónico es menos dañino que el cigarro tradicional.


Te podría interesar: