baby burritos

Aunque no lo crean la vida de Godín es bella que digo bella, hermosa, usar gafete con cordón decir esos famosos mantras ‘vámonos que aquí espantan’ cuando es tu hora de salida o el clásico ‘lo bueno que ya es martes, miércoles, cerca del jueves y se llega el tan esperado viernes, para salir a comer con toda la manada del trabajo.

La vida godín es parte de los engranes importantes que hacen funcionar a este bello y gran país y estas son solo algunas de las cosas que te suceden si eres Godín:

1. Decir frases clásicas.

El “Buenos días, ya tardes“, “Provecho provechito” y hacer la plática casual sobre el clima, cuando el sol está a todo lo que da y llegas todo sudadote por culpa del camión y llega el inteligente de la oficina que se avienta el acertado comentario de “Hace calor ¿no?».

2. La fila para calentar la comida 

Por lo menos una vez en tu vida has puesto tu tupper con chicharrón en salsa verde en fila, en esa extensa hilera te topas desde la señora de limpieza hasta un alto ejecutivo.

3. Nunca falta el trabajo de último momento

El jefe o supervisor en algunas veces te sale con un bomberazo, de esos que tu crees que vas a terminar luego luego, pero terminas saliendo dos horas después de tu hora de salida.

Pero no te queda de otra, y sacas de tu cajón del escritorio Godín una deliciosa bebida energética para comenzar el querido bomberazo.

 

4. El odiado mal del puerco

Después de haberte echado esos taquitos de chicharron en salsa verde, entre la platica y la comida ya se te fue la hora de comida, ahí ya se te pasó la hora y no tienes que darle entrada al ‘mal del puerco’ por que vas a terminar haciendo tu trabajo mal o te quedas dormido. Ni hablar tienes que volver a tomarle otros tragos a la bebida energética

5. La manada Godín como película de super heroes

Salir con todos los de la oficina, con gafete bien puesto, paso lento, abarcando todo el pasillo, algo así como cuando ves las escenas en slow motion de Avengers, pero más peligroso y mucho más lento.

Esa es la manada Godín, regresando de comer.

No, no importa si te crees de dinero o fresa y vas al Boston’s o a Las Alitas porque es viernes. También cuenta.


Te podría interesar: