El diputado del PT, Gerardo Fernández Noroña, acudió arropado por el legislador local Marco González al Poder Judicial para tramitar un amparo por la determinación de los diputados locales de considerarlo persona non grata.

El petista aprovechó el viaje a a Monterrey para promover un juicio de amparo contra la declaratoria que le endosaron los diputados en sesión solemne, por haber respaldado a Pedro Salmerón, exdirector del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones Mexicanas (INEHRM), quien en su momento mencionó que el asesinato de Eugenio Garza Sada ocurrió luego de que “un comando de valientes jóvenes de la Liga Comunista 23 Septiembre intentó raptarlo”.

Fernández Noroña, quién acudió a la sede del Poder Legislativo y desayunó en la sala de juntas de Morena con el diputado local Marco González y otras personas, expresó su rechazo a la censura, luego que fue declarado “persona non grata” en la entidad y reiteró los dichos, pues los guerrilleros, dijo, fueron reprimidos.

“Digo que son jóvenes valientes, revolucionarios y conscientes quienes tomaron las armas en la guerrilla en la década de los setenta frente a la brutal represión que se vivió en el país. Lo digo y lo sostengo: es un juicio histórico y político”.

También expuso que acudiría al Poder Judicial federal para promover un amparo y demandar a los diputados por daño moral, con lo que espera obtener una retribución pecuniaria por afectaciones a su reputación, a pesar de encontrarse con la clara oposición no sólo del Congreso local sino también de la ciudadanía que colocó pancartas y mantas con lemas en la zona metropolitana como: “Aquí admiramos a don Eugenio Garza Sada”, “Nuevo León es valiente” y “Los valientes y asesinos son cobardes”.

Antes de que terminara su conferencia de prensa, en el mismo vestíbulo, a unos metros, dio inicio la sesión de la Comisión Anticorrupción. Por ello, los legisladores nuevoleoneses solicitaron al visitante que suspendiera su conferencia, pero como no les hizo caso, inició el trabajo legislativo, por lo que durante algunos minutos las voces al micrófono se entreveraron, haciéndose las dos ininteligibles.

Antes de concluir su encuentro con los medios, Fernández Noroña junto a Marco González aseguró que no pedirá perdón por sus dichos.

“El Congreso de Nuevo León pretende que me disculpe, y vengo a decir que exijo una disculpa pública del Congreso que me agravió, buscó infamarme y hace una campaña de linchamiento. Son ellos los que deben disculparse, no tengo nada de qué avergonzarme. Todo el cariño al pueblo de Nuevo León”, lanzó.

Posteriormente el petista subió a la oficina del coordinador de Morena, Ramiro González, hasta donde fue alcanzado por las legisladoras Karina Barrón, de Movimiento Ciudadano, e Ivonne Bustos, del Partido Verde (PVEM).

Luego de entregarle el libro que citó previamente y de posar con él para las fotos, las dos le señalaron que ninguna acción justifica la incitación a la violencia, ni el encomio a agresores, como lo hizo al respaldar las expresiones de Salmerón.

Pero las dos mujeres salieron regañadas, cuando el político originario de la Ciudad de México les volteó la acusación.