El caso de un menor de tan sólo 3 años de edad que sufrió abuso sexual en un kínder ha conmocionado a la comunidad de la vecina ciudad de Saltillo.

Y es que una madre de familia reportó que su pequeño fue abusado por compañeros de clase en el Jardín de Niños Guadalupe Borja de Díaz Ordaz, ubicado en la calle Francisco de Urdiñola en el centro de dicha ciudad.

De acuerdo con la Secretaría de Educación (SE) en Coahuila, recibieron una demanda por abuso sexual contra el menor, hecho sucedido el pasado viernes 27 de septiembre, donde se detalla que el agresor es un niño de la misma edad.

De acuerdo con los familiares del pequeño, en el presunto abuso fue utilizada una rama de árbol como parte de la agresión.

Fue el abuelo del menor quien lo recogió cuando terminó su horario escolar, mencionando que el niño salió llorando del plantel. Sin embargo una maestra del kínder identificada como Érica Berenice Garay comentó que fue porque unos niños le quitaron una moneda.

“El niño fue entregado a un familiar primero y los padres acudieron a la institución, en la escuela se tomaron medidas porque el protocolo así nos lo indica, se tomarán medidas de protección con los niños, guardias de entrada, salidas, pláticas con los papas para que digan que está pasando y sobre todo la vinculación de los padres de familia”, indicó la docente del grupo.

De acuerdo a las declaraciones del abuelo, mientras caminaban para llegar a su casa el menor se quejaba de un dolor en sus partes íntimas.

“Al intentar limpiar sus partes, me doy cuenta que el niño traía todo su esfínter dilatado y enrojecido”, denunció la mamá del menor.

“Le pregunto, ¿qué te pasó? Y me responde, ‘es que unos niños malos me hicieron algo malo y me picaron'”.

Los padres denunciaron que la directora del plantel, Diana Karen Pacheco, quiso minimizar este acto y lo trató de ocultar a las autoridades.

Cuando se dieron cuenta de esto, el matrimonio acudió a la Procuraduría para Niños, Niñas y la Familia (Pronnif) de Saltillo.

kinder nuevo san isidro 1

El menor le dijo a una psicóloga que a la hora del recreo, entre varios niños lo maniataron en el área de juegos y lo penetraron con lo que describió como un “palo”, lo que fue confirmado por un médico.

Los padres del menor hicieron una petición a los docentes y directivos del plantel a tomar medidas de seguridad para proteger a los menores que siguen estudiando.

OTROS CONTENIDOS DEL BLOG: