Hace unos días se presentó una obra de arte que consiste en un plátano pegado a una pared con cinta adhesiva en el Art Basel de Miami Beach.

Pero un hombre identificado como David Datuna se hizo viral en las redes sociales, debido a que se comió el plátano de una de las dos obras del artista italiano Murizio Cattelan, vendidas por más de 2 millones de pesos.

Por otro lado, algunos cibernautas lo criticaron por supuestamente vandalizar una obra de arte, pero el dijo lo siguiente:

“No fue vandalismo, fue una representación artística de mi parte y no lo siento en absoluto”, sostuvo Datuna durante una conferencia de prensa este lunes.

La banana pertenecía una exhibición y lleva como nombre ‘El Comediante’.

Cattelan también es conocido por su inodoro de oro de 18 quilates, cuyo valor asciende a los 6 millones de dólares, que fue robado del Palacio de Blenheim a principios de este año.

Lucien Terran, portavoz de la Galería Perrotin, explicó que a pesar de la desaparición del plátano, la pieza no pierde integridad alguna.

‘No, él no va a pagar porque él no destruyó la pieza de arte, él solo se comió el plátano. La pieza de arte, no se trata de un alimento en específico, la pieza de arte se trata de la idea del concepto’, explicó Lucien Terran.

Datuna catalogó a Cattelan como “uno de los mejores artistas del mundo”. Y cuando se le preguntó cómo era eso posible si él se había comido su arte, Datuna insistió en que no consideraba que su interpretación hubiera dañado el trabajo de otro artista e incluso llamó a la banana con cinta adhesiva una idea genial.