No hay anuncios disponibles en este momento.

En las redes sociales está circulando el triste momento en el que un Tiburón Blanco muere desangrado al quedarse atorado en una jaula de un barco.

Durante 25 minutos permaneció luchando por su vida el tiburón, sin que nadie de los tripulantes hiciera nada para ayudarlo, en la Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe, en Baja California.

El activista ambiental Arturo Islas Allende, se encargó de denunciar al empresario turístico de origen canadiense, Mike Lever, quien es dueño del barco Nautilis por no cumplir con las especificaciones de manejo y ser responsable de la muerte de esta especie.

Según la norma Oficial Mexicana 059 esta especie se encuentra catalogada como en amenaza.

La norma que Arturo Islas  pelea es la de contemplar un nuevo diseño para las jaulas de observación, con el fin de proteger la seguridad de los usuarios y la del tiburón blanco durante el desarrollo de la actividad de buceo, norma que se implementó en el Programa de Manejo desde el 2 de agosto de 2017.

La jaula para el avistamiento debe ser de una sola pieza y desmontable, con barrotes redondeados con una separación de 35 centímetros entre ellos, sin cadenas ni balcones; lo que mejora la seguridad de las personas que están realizando la actividad al interior.

El diseño cuenta con dos salidas de emergencia, flotadores al interior y señalización en las esquinas superiores para su reconocimiento.

Allende también hizo la petición a la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), el cese de la directora de la Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe, quien supuestamente conocía la situación en el barco Nautilus.

El Tiburón Blanco puede alcanzar los seis metros de longitud y llega a pesar hasta tres mil 600 kilogramos.


Te podría interesar:


No hay anuncios disponibles en este momento.