Mientras el Gobierno de Nuevo León sigue intentando defender las mejoras en la calidad del aire en el Área Metropolitana, la realidad que vivimos los ciudadanos día a día es muy diferente.

El Secretario de Desarrollo Sustentable, Manuel Vital, insistió en que en 2019 se lograron reducir los niveles de contaminación en el aire.

Pero, justificó la mala calidad del aire en los últimos días debido a que se han registrado lluvias por abajo del promedio.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

No es Beijing. 🤢 Foto Twitter: @elesteroide

Una publicación compartida de Sen. Indira Kempis de I 🇲🇽 (@in_dei) el

“En un ambiente más seco tuvimos menos días de mala calidad del aire, porque ya ves que muchos opinaban que el día 31, el 1 de enero, que la calidad del aire fue mejor nada más por el agua de las lluvias”, declaró Vital Couturier.

Y mientras en las redes sociales de dependencias estatales se presume la mejoría en la calidad del aire durante el 2019, el inicio de este año ha estado marcado por cielos grises y registros de muy altos índices de contaminantes en la atmósfera.

Como vivo ejemplo, este miércoles 10 de las 13 estaciones del Sistema Integral de Monitoreo Ambiental (SIMA) registraron muy mala calidad de aire, mientras que otras tres indicaban mala calidad.

‘Respiro’ temporal
Tras congratularse por no tener alertas atmosféricas en los primeros días del año, aparentemente por la reducción en el uso de pirotecnia, los niveles de contaminación volvieron a hacerse presentes a apenas se reactivaron las actividades normales de la ciudad tras el periodo vacacional.

Como parte de sus pruebas de la supuesta mejora ambiental, el Gobierno lanzó un video donde muestra los picos de niveles máximos de Imecas en los últimos cinco años… aunque proporciona datos de distintas estaciones de monitoreo.

Así, compara los niveles de la estación Obispado en Navidad de 2019, que registró 128 puntos Imeca, con la estación San Bernabé en Navidad de 2018, que presentó 148 Imecas.

De igual manera, para Año Nuevo muestra que el 1 de enero de este año la estación Obispado tuvo 105 puntos Imeca, mientras que el mismo día pero de 2019 la estación García registró casi tres veces esa cifra, con 312 Imecas.

Los usuarios apuntaron a que, además del poco uso de pirotecnia en la temporada, lo que realmente ayudó a mejorar temporalmente los niveles contaminantes fue el paro de operaciones de las pedreras en García y demás fábricas en el Área Metropolitana.

Ante esto, la cuenta oficial de Gobierno respondió que “las pedreras son reguladas y monitoreadas constantemente para que cumplan con los estatutos del medio ambiente.

“La Secretaría de Desarrollo Sustentable de Nuevo León trabaja duramente todos los días para que las pedreras estén dentro de los márgenes y no afecten la calidad de nuestro aire”.

OTROS CONTENIDOS DEL BLOG: