Esta tarde se registró un ataque de misiles de Irán que fueron disparados contra las bases aéreas Al Asad y Erbil en Irak, que albergan fuerzas militares de Estados Unidos.

La Casa Blanca dijo que estaba al tanto de los reportes de ataques con proyectiles y que había informado al Presidente Donald Trump.

«Estamos conscientes de los informes de ataques contra instalaciones estadounidenses en Irak», expuso la portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, en un comunicado.

«El presidente ha sido informado y está muy pendiente de la situación y consultando con su equipo de seguridad nacional».

Hasta ahora no hay información inmediata sobre daños o víctimas del ataque.

El Pentágono confirmó que al menos 12 misiles balísticos se lanzaron desde Irán y apuntaron al menos a dos bases militares iraquíes que albergan al personal militar y de coalición estadounidense.

«Estamos trabajando en evaluaciones iniciales de daños», dijo el portavoz del Pentágono Jonathan Hoffman en un comunicado, agregando que las bases atacadas eran la base aérea de Al Asad y otra en Erbil, ambas en Irak.

El ataque se registró horas después del funeral del comandante iraní Qasem Soleimani, cuyo asesinato en un ataque con drones estadounidenses en Bagdad ha aumentado el temor a una guerra en Medio Oriente.

La agencia de noticias iraní Mehr dijo que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán confirmó la autoría del ataque en las bases iraquíes.

NOTAS RELACIONADAS: