Los pasajeros de un vuelo en Turquía pasaron el susto de sus vidas después que la aeronave perdiera pista y se partiera en pedazos durante el aterrizaje.

El aparatoso accidente sucedió en el aeropuerto Sabiha Gokcen de Estambul, proveniente de Izmir, a unos 350 kilómetros al suroeste de la capital turca.

Los primeros reportes indican que la aeronave, un Boeing 737-800, se incendió al momento de aterrizar, lo que hizo que saliera de pista y el fuselaje se partiera en al menos tres pedazos.

Aunque afortunadamente no hubo víctimas mortales en el incidente, al menos 52 personas resultaron heridas.

El gobernador de Estambul, Ali Yerlikaya, declaró que los lesionados fueron trasladados a un hospital para su atención médica.

El avión de Pegasus Airlines llevaba a bordo a 177 pasajeros y seis personas como parte de la tripulación.

“No ha habido pérdidas humanas, los pasajeros heridos están siendo evacuados del avión hacia hospitales”, declaró el ministro de Transporte de Turquía, Cahit Turhan.

Debido a que se cerró la terminal, los vuelos fueron desviados al aeropuerto principal de Estambul, dijo Turhan.

OTROS CONTENIDOS DEL BLOG: