Las declaraciones del diputado local Carlos Leal marcan un retroceso en los avances legales y morales que ha tenido Nuevo León en los últimos años.

Después de que el legislador decidiera “exhortar” a desaparecer el término de “feminicidio” del Código Penal de Nuevo León, expertas en materia de derecho y de defensa de la igualdad de género se pronunciaron en contra.

En entrevista con el Blog del Regio, Irma Alma Ochoa de Arthemisas por la Equidad y experta en materia de derecho, aseguró que este tipo de comentarios es dar marcha atrás.

“Quieren invisibilizar un delito que ha costado mucho esfuerzo hacer visible… a madres de familia, a acompañantes y defensoras de los derechos humanos.

 

«El feminicidio no es un privilegio. Privilegio es ser diputado. No el feminicidio… ¿Quién quiere sufrir un feminicidio?”, lamentó.

Recordó que el feminicidio como delito del fuero común no es un invento de las autoridades regiomontanas, y mucho menos mexicana.

De hecho, fue en 2009 cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos pronunció su sentencia sobre los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez. 

La sentencia es conocida como “Campo Algodonero”.

Y en concreto, el feminicidio es un crimen de odio que se define como el asesinato de una mujer que incluye tortura, y violencia sexual, por ejemplo.

Ochoa recordó que antes de que se tipificara en Nuevo León el feminicidio, el estado era una “vergüenza nacional”.

El exhorto y comentarios del legislador fueron condenados por mujeres en Nuevo León y en el resto del país.

Desde defensoras de derechos humanos, hasta funcionarias públicas, como legisladoras.

Unas de las que levantaron la voz, fueron las miembros de Mujeres+Mujeres, un colectivo que busca concientizar con perspectiva de género y la eliminación del machismo en el discurso público.

Bárbara González, Integrante de Mujeres+Mujeres habló con el Blog del Regio y explicó que este tipo de declaraciones normalizan la exclusión y violencia contra las mujeres.

“Al ser diputado, él tiene una plataforma privilegiada para difundir sus ideas”, condenó.

Lamentó también que se pueda percibir que el legislador cuenta con apoyo de los ciudadanos de Nuevo León.

Ya que así podría parecer si se revisan las interacciones de usuarios en redes sociales. 

Pero, explicó que mucho de ese respaldo es “artificial”.

“Esta extrema derecha religiosa tiene redes que se extienden a otros países y ellos se organizaron para promover sus posturas antiderechos.

 

«Usan las mismas líneas discursivas, los mismos hashtags, se citan unos a otros…. La experiencia que hemos tenido en Mujeres+Mujeres en estos meses es que la sociedad neolonesa es mucho más abierta y plural que eso”.

MÁS DEL TEMA: