Cada 30 de marzo se celebra el Día Internacional de la Trabajadora del Hogar, fecha dedicada especialmente para visibilizar la participación femenina en el trabajo de los hogares, y la muy mala remuneración que obtienen estas mujeres.

Fue en el año 1988 cuando se proclamó el 30 de marzo como el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, por medio del primer gran Congreso de Trabajadoras del Hogar, que tuvo lugar en Bogotá, Colombia.

Durante esa reunión se tomó en cuenta la discriminación que sufren las personas que se dedican a esta labor, la faltas de leyes que les amparen y el derecho a una protección social por parte de los estados.

El trabajo doméstico consiste en el trabajo realizado en un hogar, incluidas las tareas domésticas, el cuidado de niños y otros cuidados personales. De manera genérica se puede diferenciar entre remunerado y no remunerado.

En México, 9 de cada 10 personas dedicadas al trabajo doméstico remunerado, son mujeres, es decir, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), las 2.2 millones de personas dedicadas al trabajo doméstico en nuestro país son casi todas son mujeres.

Tres de cada cuatro reciben menos de dos salarios mínimos, la mitad trabaja más de 35 horas a la semana y el 76.1 carece de toda prestación laboral. Y todo ello por realizar uno de los trabajos menos valorados del mundo.

Finalmente, la Organización de las Naciones Unidas incitan a las autoridades y a la sociedad a garantizar y respetar los derechos de los y las trabajadoras del hogar y prevenir y eliminar cualquier tipo de discriminación en la ley u en la práctica.

A este fecha también se unieron usuarios de las redes sociales para brindarles su apoyo y reconocer su trabajo.


Te podría interesar: